viernes, 30 de diciembre de 2011

Lo mejor de ...

El año pasado, por estas fechas y para finalizar el año, parte de mientrada fue la siguiente :

Si alguien me hubiera contado todo lo que iba a pasar este año, hubiera buscado la cámara oculta, pensando que sería una inocentada. Para bien o para mal, este año ha sido una inocentada en toda regla, que he intentado afrontar con una sonrisa, siempre que he podido.
Siempre digo que los años pares no van conmigo, pero este año he aprendido mucho, a base de palos, pero he aprendido mucho. Así que contaré este año par como bueno, aunque suene a inocentada.

Mi 2010 no fue especialmente bueno, pero mi mente ha elaborado su propia teoría sobre los años pares, así que tampoco era nada nuevo o sorprendente.

Sin embargo, la sorpresa ha llegado en 2011, en el que se ha roto la racha de buenos años (2007-2009... el 06 y el 08 fueron horribles), para convertirse en un año malo en salud, malo en amistades y, ni que decir tiene que del amor y el dinero ni hablamos.
Se ha roto la racha de años buenos, se ha roto la racha de pensar en fin de año que "El año que viene es impar, será bueno". Me tengo que enfrentar a un 2012, número par, tras dos años que no han sido especialmente buenos ni alegres. Puedo afrontarlo de dos maneras, con un #TiroEnLaSien o con un #QuitateDeUnaVezElSombreroDePensar. Supongo, y sólo supongo porque no me atrevo a decirlo con certeza, que elegiré lo segundo y que pensaré que este cambio de planes en los años, significan que me espera un año 2012 maravilloso.

Y supongo, que para empezar ese cambio, es necesario que aunque me hayan pasado x+100 cosas malas y solamente x+1 buenas, intente centrarme y celebrar el fin de año con esas x+1 sorpresas que me ha dado el año. Personas que me han hecho sonreír en algún momento, personas que han cambiado y modificado mi forma de ver el mundo. personas que han hecho de una de esas 100 cosas malas, algo pasable y objeto de burla con el paso del tiempo.

Por eso quiero darte las gracias a ti, que llegaste sin avisar y no de la mejor manera posible, de hecho llegaste de una manera peculiar y nuestra relación ha ido a trompicones. Sin embargo, hoy en día, te quiero (¡Uy! ¿He dicho yo eso?). Se hace raro estas fechas navideñas llenas de trabajos y estudios en los que no tengo un wapp del pájaro loco cada 5 minutos, para poder contestar, insconscientemente,  cada 30. Gracias. (Jesús)

A mis bellas compañeras de #lasdel10, por la cita de los lunes, de los martes o del día que nos venga en gana. Por los montaditos, las risas, las anécdotas, los motes, las horas de biblioteca, las horas de cafetería y las incontables historias de amor que surgen cada día. Por estar siempre ahí, por petarme el wapp, por "cosas que te gustan un montón", por mi primer globo de helio, por compartir alegrías y penas. Por ser parte de mi y quererme tanto (y tan bien).

Quiero dar las gracias al cruel destino que cambió todo a mediados de año. Que hizo que perdiera una de mis ¿mejores? amistades por una relativamente nueva. Y digo relativa, porque te conozco desde hace tanto como a la anterior, pero el destino o el Karma no quiso ponerte realmente en mi camino hasta entonces. He perdido una amistad, pero he ganado otra mejor. Espero que nunca pienses que me arrepiento de mi decisión, porque desde luego fue bonito reencontrarte, reconocerte y reenamorme de ti, chica Ysi. (May)

A la chica Huevo y a la enamorada. Por preocuparse siempre de mí, por estar siempre ahí. Por tener un mensaje bonito cada vez que entro a una red social, por quererme tanto en tan poco tiempo.

A los vangohliebers por leerme, comprenderme y seguirme la corriente en mis incesantes ganas de guerra. Especialmente a mis "pequeños" del Puerto. Esperos veros pronto, muy pronto.

A una de las más bellas personas que he conocido en muchos años, por tener siempre una sonrisa, por tener tanta paciencia, por intentar sobrevivir de su sueño, alimentando la vida de los demás con música. Este año 2012 será maravilloso para nosotros, María, estoy segura. Ahí estaré, la primera, para comprar tu disco el año que viene. Para regalarlo, recomendarlo y disfrutarlo.

A la más "guarra", a la chica hastadiós (aunque ciertamente, ya no lo dice). A la que siempre, por los siglos de los siglos, será abulense. Por compartir sueños, amistades (AMIGA!), borracheras y un centenar de anécdotas.

Y por último, no podía ser menos, a la vieja Z. La que siempre está ahí, aunque pasen los años, aunque ella sea más vieja, aunque yo tenga alzheimer, aunque tenga que pedir la cuenta, servirme el café, llevarlo a la mesa, pedir un azúcar extra para mí y, encima, soportar mis historietas sobre artistas que ni conoce, ni quiere conocer. Merci.

1 comentario:

Ellenidama dijo...

Vieja Z, supongo que lo dices porque de todas las personas que has enumerado, soy a la que conoces desde hace más tiempo, ¿no? Porque, que yo sepa, aunque nos llevamos unos meses de diferencia, la vieja de la relación eres tú, que estás achacosa perdida.

Pero qué se le va a hacer, te quiero con tus defectos de estorbante, con tus manías de no llevar el café a la mesa y con tu manía de esclavizarme para ir a pedir el segundo y ansiado pincho del 4 gatos.

¡Besos enormes!