martes, 2 de agosto de 2011

Silencio

Y ella calla para no molestar. Para sentirse segura, para no cambiar nada. Por miedo, por inseguridad, por el qué dirán. Y así pasan las horas, los días. Y la rabia le quema por dentro, igual que queman los recuerdos, los malos momentos luchando contra los buenos. Hace tiempo que no sabe distinguirlos, cualquier momento está tintado de un mal recuerdo. Cada caricia, cada gesto, cada beso.


Porque después de cada caricia, de los besos que él le da, ella se marcha de casa a cualquier bar. Y sirve cualquiera. Un guiño y se olvida de su matrimonio, de sus 2 hijos. Cada noche, sin excepción, ella se va y en el fondo de su corazón quiere cambiarlo todo. Quiere llegar a casa y que él se haya ido, cansado de que se vaya, cansado de los silencios. Cansado de sus aventuras. Porque lo sabe, seguro que lo sabe.


Entra por la puerta y él está durmiendo. Se despierta cuando ella se adentra en la cama, pero no se atreve a preguntar, no se atreve a protestar, ni a pedir explicaciones. Por miedo a molestar, por miedo a empezar de cero, por miedo al qué dirán.

4 comentarios:

Nortia dijo...

¡¡Hola!!
Precioso mini relato. Como dicen: Si bueno, breve, dos veces bueno.
Besos.

joaki007 dijo...

Vaya...además de buena fotografa...buena escritora.
Que maravilla...

Un beso amiga .

Dani dijo...

Te has propuesto alguna vez hacer un relato? Pero qué digo! Seguro que lo habrás hecho!
Pues eso que te sigo, es un placer leer cada cada una de las frases que tecleas.
Un saludo ;)

Pily dijo...

Lo mio es más bien los relatos cortos, aunque nunca me he planteado hacer una historia en plan serio ...

Quién sabe...