sábado, 19 de marzo de 2011

Despertar

Abro los ojos y te veo.

Estás ahí, una vez más. Tumbado en el lateral izquierdo de la cama, siempre en la misma postura, con tu barba de seis días y mirándome sin mirar. Con los ojos cerrados sueñas, no sé con qué ni dónde, pero pareces feliz.

Te miro y siento tu respiración, tan lenta y suave como el viento de la mañana.

Siento que me enamoro cada vez más de ti. De tu pelo moreno, de tu barba, de ese pijama azul que tanto odias, de tu boca, de tus labios, de tus manos, de tus uñas irregulares ....

Enamorada de tus propios sueños al verte sonreír en ellos.

1 comentario:

Mimi dijo...

Uy Uy Uy que bonito!!