domingo, 25 de abril de 2010

¿ Dónde está la magia ?

Tras CASI enterrar una de las relaciones más importantes de mi vida, me dispongo a volver a escribir. Por mi mente pasan muchas cosas pero me resulta casi imposible plasmarlas en un folio en blanco. Hoy es uno de esos días en los que me apetece escribir, a pesar de ser un día horrible, a pesar de no tener la más remota idea de lo que va a salir de aquí.

¿Puede la rutina matar la magia? En esa pregunta me muevo desde hace unos días. De todos es sabido que la rutina es algo que te machaca y te consume. También la rutina en las relaciones (y no solamente amorosas, que últimamente parece que vivimos en un mundo sin amistad y relación tiene que ser directamente proporcional a amor, o en su defecto a rollo).

Mi vida son pequeñas historias que por un capricho del destino se entrelazan para formar una historia continua, aunque en algunos tramos podría definirse como paralela.

Cuando todo comenzaba, existía una magia especial. Esa magia que se crea cuando existen las relaciones a distancia. El pensar en un viaje a largo plazo, tan largo que en tus planes existe 1 año antes. La ilusión, la magia del momento hacen que te sientas en una nube y que cuando todo vuelve a ser normal, te caes, te llevas un chasco, te hundes en la soledad de tu casa, sola en tu habitación y rodeada de unos padres que podrían ser perfectamente, muebles de decoración.

Pero intentas ser feliz pensando en esa magia, esa ilusión que se palpa en el ambiente.

Ahora, que la distancia sigue existiendo pero que existe una cierta rutina de visitas guiadas y poco planificadas, las sensaciones son francamente distintas.

Es cierto que te llevas el chasco, que caes de la nube (cada vez más alta en estos casi cuatro años), que te sigues sintiendo sola y que tus padres siguen siendo muebles de decoración que con el tiempo, van envejeciendo como muchos otros. Pero hace tiempo que creo que estamos perdiendo la magia.

Es evidente y es real que no estoy pasando por el mejor momento de mi vida. Puede que esa magia, esté oculta, puede que una vez más esté equivocada. Pero también puede ser, que necesitemos recuperar un poco de magia, un poco de cariño, un café en un bar, una tarde sin móvil, sin planes, sin horarios … y abrazos, ojala nunca falten los abrazos.

Escribir estas palabras no es más que una llamada a mi misma, es enfrentarme a ello, es darme cuenta de porque estoy sufriendo. Es intentar exteriorizar sentimientos. Es, simplemente, una manera distinta de llevarlo y una manera distinta de buscar esa “magia”, esa ilusión … esas canciones que nos han hecho reír, llorar y sentir.

1 comentario:

Carlos Laguna dijo...

Navegando por la red me encontre con tu blog, esta interesante, de hecho es entretenido y muy padre.

Tienes muchas cosas para leer.

Yo soy Carlos Laguna, soy escritor, fotografo y musico, entre otras cosas.
No llevo mucho que empeze mi propio Blog, se llama Las Cartas De Carlos Laguna, es un buen medio de expresion, me gustaria pudieras leerlo y si es posible una buna critica seria muy bien aceptada.

Hay que vivir al dia. Pero sobre todo no dejes de sonreir. Eso trae suerte.

Te dejo mi direccion es http://koerazo.blogspot.com/

Nos estamos leyendo...