martes, 26 de enero de 2010

La Oreja de Van Gogh

Mientras quede un beso por explicar, mientras quede un atardecer distinto a otro, mientras sigamos sin entender qué nos hace reír o llorar, mientras quede alguien que necesite gritar te quiero o mientras alguien se despierte por la noche deseando escucharlo ... La Oreja de Van Gogh tendrá una buena razón para seguir adelante.

No hay comentarios: